Thursday, January 01, 2004

News Clippings Archive: Entry 3

The article to which this transcript refers, can be found here.

Type of Clipping: Transcript of article
Newspaper: ABC (versión online)
Originally found at:
http://www.abc.es/abc/pg040713/prensa/noticias/nacional/politica/200407/13/nac-nac-025.asp

Date: July 13, 2004
Section: Nacional - Política
Writer: staff

Archived as follows:

NACIONAL
EDICIÓN IMPRESA - Política
El fiscal general compara la política antiterrorista de Bush con el GAL
Conde-Pumpido aboga por exportar el modelo español de lucha contra el terrorismo que pasa por tener claro que los terroristas son «criminales y no combatientes»
ABC/

MADRID. El fiscal general del Estado, Candido Conde-Pumpido, nombrado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, no tuvo reparos en desempolvar ayer la «guerra sucia» que practicaron diversos grupos, entre ellos los GAL -cuando Felipe González era inquilino de La Moncloa- y compararla con la estrategia antiterrorista que lleva a cabo la Administración Bush.

En el marco de los cursos de verano de la Universidad Complutense, Conde-Punpido afirmó que Estados Unidos ha respondido a la violencia terrorista «con más violencia y saltándose la legalidad», al igual que «ocurrió en España a finales de los 70 y comienzos de los 80». Para Pumpido, que por aquellas fechas era magistrado de una de las Salas de la Audiencia Provincial de San Sebastián, esta actitud, lejos de solucionar el problema, «creará más terrorismo».

En su intervención, el fiscal general del Estado planteó la necesidad de exportar al ámbito internacional el modelo que actualmente despliega España en la lucha contra la barbarie del terror. Así, sostuvo que, «aunque el terrorrismo es un problema internacional, sí existe una experiencia española muy interesante, porque España es un país con un sistema democrático muy avanzado, que, sin embargo, tiene un problema interno importante, y eso nos ha dado una experiencia que tenenos que aportar a nivel internacional», comentó en alusión al desafío de ETA, que se prolonga más de cuarenta años, y a la respuesta que le está dando el Estado de Derecho, hasta el punto de haber colocado a la banda contra las cuerdas.

El fiscal general del Estado indicó que esa experiencia de España en el combate contra la barbarie se centra en tres ideas. La primera se refiere a que «la lucha contra el terrorismo no es una cuestión bélica, porque los terroristas no son combatientes, son delincuentes y criminales y la lucha debe hacerse desde los procedimientos legales y procesales».

En segundo lugar, comentó que nuestro país dispone de un sistema especializado de enjuiciamiento del terrorismo, que es la Audiencia Nacional. «Un sistema centralizado que, además, produce un enorme número de ventajas que no hay en otros países, que deben acudir a procedimientos ajenos al sistema judicial ordinario, como puede ser Guantánamo, porque no existen sistemas como el de la Audiencia Nacional», explicó.

Con la ley en la mano

La tercera idea expuesta por Conde- Pumpido se refiere a que a «la violencia no se puede responder con violencia». «Cuando España respondió con violencia le fue mal en la lucha contra el terrorismo», insistió para añadir, por el contrario, que «en este momento que se está utilizando la ley, sólo la ley, pero con la máxima contundencia, es el momento en el que estamos más avanzados en la lucha contra el terrorismo de ETA». El fiscal general mostró su convencimiento de que «por ese mismo procedimiento derrotaremos también al terrorismo islámico».

Así las cosas, Conde-Pumpido quiso contrastar la actual respuesta judicial de España con la que ofrece Estados Unidos, donde se crean situaciones como la prisión de Guantánamo, «donde no se respetan los derechos fundamentales de los presos». Criticó que las autoridades estadounidenses «estén tan convencidas de su superioridad que no sean capaces de llegar a la idea de que un país como España pueda tener la solución a ese problema».

El fiscal general equiparó la situación que se vive hoy en la comunidad internacional con la que se dio en España a finales de los años 70 y comienzos de los 80, cuando, según dijo, se respondía al terrorismo «con otro terrorismo», con grupos como el Batallón Vasco Español y los GAL.

Estas respuestas, a su juicio, «permiten justificaciones a los terroristas», por lo que el planteamiento «ellos nos matan, nosotros los matamos, es éticamente inadmisible y políticamente ineficaz». La experiencia española, dijo, demuestra que esos métodos no sirven, por lo que ahora tampoco conseguirán más que «provocar más terrorismo», alertó.

«En esa situación estamos ahora en la comunidad internacional», observó el fiscal general, quien advirtió de que «las torturas, los malos tratos y la quiebra de la legalidad» no son la respuesta correcta en la que hay que profundizar. Por contra, valoró el planteamiento judicial, policial y político que se ha dado en España «en la última etapa», cuando «se ha prescindido de los atajos y se aplica la ley con toda la energía» contra los terroristas y su entorno.